Abril de 2013

El corte y doblado industrializado que sostiene ALMA

El corte y doblado industrializado fue utilizado para las 192 fundaciones de los radiotelescopios del observatorio astronómico.

A partir del 13 de marzo, Chile y mundo cuentan con el mayor observatorio radioastronómico llamado ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), ubicado a 5 mil 100 metros de altura, en el Llano Chajnantor, segunda región.

Sus 54 antenas de 12 metros de diámetro y 12 antenas de 7 metros, todas de alta precisión, funcionan juntas en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas (he ahí el nombre del radiotelescopio). Armar estas robustas torres requirió de 192 fundaciones, empotradas a más de 5 mil metros sobre el nivel del mar.

Ese desafío fue realizado en su totalidad por OCEGTEL S.A., cliente de MATCO, ya que el corte y doblado industrializado favorecieron el trabajo en altura. “La calidad del trabajo de MATCO nos permitió pre-armar la enfierradura en un campamento para luego montar la armadura completa a 5 mil 100 metros de altura”, explicó Víctor Realini, gerente general de OCEGTEL S.A.

“La participación en ALMA tiene un sabor bastante especial, porque no es tan importante en términos de volumen, sino por el significado que tiene hoy día y por la condición de trabajo”, agregó Realini.

Fueron 450 toneladas de acero utilizadas para las fundaciones o bases de las antenas que soportan el radiotelescopio más poderoso del mundo, capaz de mostrar detalles nunca antes vistos del nacimiento de las estrellas, galaxias jóvenes en el universo temprano y planetas formándose alrededor de soles distantes.

 

« Volver